lunes, 17 de septiembre de 2012

Eres, preciosa

Desde la nebulosa divina hasta la precisa persona,
admirables cinceles te esculpieron de imposibles.
Iremos a explorar tu alrededor, de vacío creciente.
Quieres. Contigo. Y esa es ya la historia.

1 comentario:

Mareva dijo...

es díficil hacer un comentario a tus textos que arrastran hasta donde tu voz quiere dejar abierta la llama o hundir la tinta
sólo que es un viaje, entrar y pararse y dejarse ir