martes, 28 de marzo de 2017

viernes, 24 de marzo de 2017

Cultura

Cada elegante yema de los dedos.
Al páramo glacial de las edades.
No a la tibia ternura de tu cuerpo
sino al frío
y al olvido
en las más rigurosas distancias insalvables.

miércoles, 22 de marzo de 2017

No envidies

No envidies el sentido,
las olorosas canciones
que la noche en las rocas
quisieran navegar, para ser
hombres, el céfiro timón
que con el tiempo y la sangre,
estudios de profunda medicina,
va dando clable a la tibieza
colgadura, aspiración dental,
sin beso, sin rótulos, nudillos
y caderas, cuando invierno 
en el sombrero araña tu nostalgia,
el tramposo, ficiticio, 
bálsamo de voz,
corrupto de intención,
aojado y maldito.

martes, 21 de marzo de 2017

¿Ya no?

Civilización que desteje por la noche.
Que dice que tejió en el pasado de sus días.
Ciudad que va pirateando la ingenua rabia
de monstruosos seres grandes y extranjeros.
Que cuenta historias sobre la hospitalidad,
sobre la adivinanza universal y el deseo
por sufragio. Estructura, moda, valor, juguete.
En un salón corrompen el banquete y en otro
se trama con belleza la historia de un viaje.

lunes, 20 de marzo de 2017

En un momento

En un momento dado
aplíquese la circunstancia.
En un momento robado
era así el roce de tu ropa,
y ahora se desvela este señorío
al abrigo tenaz de la distancia.
En un momento prestado
sería capaz de ser con coherencia
con esta lógica de tanta utilidad
y su farándula eficacia y su rigor
en este espasmo del que nunca escribo
en un momento fugaz, filibustero,
regalo con complicidad y con usura,
que este idioma prestado, fugaz, 
ladrón, estafador, ingenuo y riguroso
que más que
yo
te ama.

sábado, 18 de marzo de 2017

Donde explico la naturaleza de mis cuatro enemigos V

EL SENTIDO DE ESTA ENEMISTAD

¿Hacen daño? Si consideramos que así funciona el discurso humano, no habría daño alguno. Pero, ah, no es así todo discurso humano, ni ese discurso es uno, indivisible o inmutable. 
Me hacen daño si me impiden admitir, reconocer o imaginar otros discursos posibles (esto es, me hacen irónicamente menos real). Y no es que me hagan daño a mí, sino que soy yo quien se empeña en ponerlos en denuncia, y quiero estar atento, para que mi yo sepa robarse a sí mismo el olvido que le hace ser yo (ese yo de los muchos que me poseen, ese yo de los muchos yos posibles).
Alguno me dirá que si desconfío del bien, debiera desconfiar del mal y del daño. Pero no creo que a nadie le resulte conflictivo recordar que debe desconfiar del daño y del mal. Pero así pensado, creo que el dolor, el error, el daño y el mal, usan menos máscaras, son más honestos, mentras que el bien es un lobo con piel de cordero, que desprestigia el peligro de los lobos y de los corderos.
Considerarlos como enemigos no busca un afán de destrucción; no tiene que ver con el deber-ser, no-deber-ser. El objetivo es el estado de alerta, para tener en cuenta en cada caso, qué se dice y quién habla.

viernes, 17 de marzo de 2017

Donde explico la naturaleza de mis cuatro enemigos IV

EL YO

El yo es una ilusión. Esto se sabe, y en este siglo está demostrado con datos y argumentado con estudios que no voy a citar, pero pueden encontrar fácilmente.
Pero si el yo consiste en un preciso olvido de que es una ilusión, irónicamente se vuelve menos real. 
Debo, pues, recordar, siempre que pueda, que yo no soy el agente que piensa, decide o recuerda, sino el producto de lo pensado, decidido o recordado. Puedo admitir que el yo es un ser que sabe; pero en la medida en que su saber suele sostentarse en el olvido de que lo que sabe es el saber que ha subrayado de otro y que su pensamiento es, por tanto, más torpe, más lento (si es que tiene velocidad alguna), menos eficaz, desconfío.
Es frecuente que el yo se crea uno y único.
Es frecuente que el yo considere suyo todo lo que sabe (y hasta considere que sabe todo lo que tiene  que saber ‒y hasta considere que sabe todo lo que se tiene que saber‒).
Creo que es el yo el que se empeña en confundir el uno y el todo, siendo así más nítida la naturaleza de su ser como objeto (objeto que se cree sujeto) perceptible (pero que se considera sujeto perceptor). 
Pero el olvido peor, el más criminal, el más flagrante, es el de que el yo se toma a sí mismo como criterio para el bien, y llama bueno lo que es imagen de sí mismo, enmascarando su moral con extraños principios, que raramente cumple ‒pero constantemente exige‒, máscaras como la felicidad, la utilidad, la vida, la posesión, que quedan desplegadas en el gigantesco teatro de su discurso.

jueves, 16 de marzo de 2017

Donde explico la naturaleza de mis cuatro enemigos III

EL BIEN


Mucha literatura hay en torno a esta idea, que difícilmente tiene un origen señalable, sino que parece deducirse de algunas otras que luego resultan con frecuencia ser máscaras de otras. 
Pensar que el bien no es una ficción es un error. El bien, por este lado, entresija una confusión entre el "ser" y el "deber-ser", dando a pensar que sólo lo que debe ser, es: no ya que lo que es malo no debiera existir; sino que, como es malo, no existe (no debe ser pensado).
Si, para colmo, se considera que el bien es uno, único, indivisible, coherente, inmutable, mal vamos.
Pero aún queda un grado más, sorprendentemente frecuente: afirmar que todo es bueno. Por este otro lado, tenemos que oír que sólo lo útil es bueno, sólo lo bello es bueno, que todo lo útil es bueno, que todo lo bello es bueno y esa caterva de reduccionistas engaños.
Pensar que el bien es más real que el mal parece un capricho. Cuando no, el bien es la máscara preferida para arrojar el mal (siempre a los demás), como un paraguas que despidiera lluvia y dijera que se protege de ella. Pinta, además, un mundo de humedad en blanco y negro, donde sólo uno de los elementos es presencia, sequedad, mientras el otro es ausencia, oscuridad.
Esta trinidad de confabuladores: el todo, el uno y el bien, esconde al más desconocido de los dioses: el Yo.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Donde explico la naturaleza de mis cuatro enemigos II

EL UNO

Reducir a uno lo que está compuesto de partes distintas y hace referencia a una multiplicidad, es un gesto, tal vez incluso necesario, de la percepción, que enfoca como un solo objeto lo que es una constelación de estímulos diversos.
La identidad es una ilusión, y olvidar que es una ilusión la vuelve, irónicamente, menos real. Los objetos existen, pero no son, en sí mismos, unidades, sino en relación a otros objetos semejantes o semejantemente contrastables.
Así, salvaguardar la unidad, y levantar sobre esa idea de salvación de la unidad una moral de conducta, corrompe nuestros actos y nuestros pensamientos.

martes, 14 de marzo de 2017

Donde explico la naturaleza de mis cuatro enemigos I

EL TODO

En el discurso, con frecuente rapidez, se recurre a "todo" o "todos" como conclusión/premisa fácil de algún conocimiento.
Generalmente, no suele referirse a la concreción de un conjunto finito, sino  a una noción abierta e incomprobable.
Además, el "todo" tiende a convertirse en una unidad aquello que está compuesto de multitud de elementos, cada uno algo distinto de los demás. No sólo anula sus matices, sino que los destierra de una consideración mental. Esto nos lleva a tener en cuenta al siguiente enemigo.

lunes, 13 de marzo de 2017

Humano quien lo lea

Si la definición de ser humano
aporta algún conocimiento a un ser humano,
ese en concreto ya habrá cambiado,
y entonces:
   a) o antes él no era aún humano,
   b) o después ya no será humano,
   c) o la definición no aporta conocimiento,
   d) o la definición está en una dimensión universal inmutable.
Sobre d) opino que es irónico que la definición
de un ser, por definición, mutable, sea inmutable.
Según esto:
   a) el ser humano no existe y la definición habla de una ficción,
   b) el ser humano existe y la definición miente (o es errónea)
   c) la definición es irónica 
      (y c₁, el ser humano es irónico 
       o c₂, no lo es).

domingo, 12 de marzo de 2017

Banderoteca

El equilibrio engatusador.
La garra ausente.
El pasillo con baldosas de otros tiempos.
Han hizado los paños de cocina.
Siguen pensando que en las líneas rectas
ha de habitar la luz y el movimiento.
Si ves aquí un objeto de lectura,
si espejo de pasión codificada,
libre cadencia de cachorros que
predican con la rústica paliza
de un clamor entre naciones varias,
mira en cada letra por si acaso
algo habla de ti,
de nuestra noche juntos,
del pasillo con los cuerpos de otros tiempos.
Entonces de rodillas te mereces
el equilibrio engatusador,
la garra ausente.

sábado, 11 de marzo de 2017

Apuntes de lo observable

Habrán observado ya que no escribo
de mis recuerdos: no traduzco las escenas
que viví, tal como me las printa, viva, 
mi memoria. Tal vez ahora no están
escritas en lenguaje traducible, ni
estructuradas según el criterio de la
verosimilitud mundana. Habrán
observado, también, que miento , y que
como hombre ilustrado que soy, miento
cuando me llamo hombre, ilustrado y cuando
dogo que miento (sobre el ser, palabra sin significado,
no merece la pena hablar). Así que,
si vosotros (como segunda persona y en plural)
existís o no dentro o fuera de mi memoria,
dentro o fuera de mis mentiras, sea (para vosotros)
lo realmente relevante.

viernes, 10 de marzo de 2017

Etimología de la disciplina

El tesón no basta para el odio.
Hace falta método. El método
debe estar fundamentado en un estudio
(o varios) realista del funcionamiento
de las emociones, los cuerpos y las cosas
(por supuesto nunca en el deber-ser).
El método bien fundamentado debe desplegarse
sobre el tapete del tiempo para embridar
el devenir con un plan que permita
el tesón, el método, el plan y el estudio.
Además, debe estar compartido, ya que
un buen odio nunca se basta a sí mismo.

jueves, 9 de marzo de 2017

Paradoja e ironía

Hay ciertos empeños en ordenar
por un índice.
Hay ciertos empeños en ordenar
por categorías.
Hay ciertos empeños en ordenar
simétricamente.
Hay ciertos empeños en ordenar
por naturaleza lógica.
Hay ciertos empeños en ordenar
en bloques de ritmo.
Hay ciertos empeños en ordenar
cronológicamente.
Hay ciertos empeños en ordenar
al servicio del síntoma.
Hay ciertos empeños en ordenar
para asegurar el enigma.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Escrito del revés

           
                               
                                   
                                       
                                                               
                                                        
                                                
                                            
                                               
                                                   
                                                       
                                                            
                                                            

martes, 7 de marzo de 2017

"Tu risa me hace libre"

Un repertorio de profesionales
se encargaba de argumentar autoritariamente la fundamentable
condena a mi falta
de seriedad. Como cocineros, dividieron lo que soy
en ingredientes con los que cocinar el cuerpo de mi castigo.
La sentencia tuvo que ser agravada,
porque tampoco me tomaba en serio
el riguroso estilo retórico de su enunciación.
No podían entender, por más que se lo explicaba,
que a una mil millonésima del humor
estaban tus caricias.

lunes, 6 de marzo de 2017

Amor come distancias

Esta boca irá a posarse para aliviar su deseo
en esa boca que irá a posarse para aliviar el suyo.
Como sin posesión el ansia nos devora,
hambre nos da de besos y de bocas.
Y estas palabras, sin labios, labios sin silencio,
silencio sin dedos, dedos sin abrazo,
abrazo sin ti, tú sin palabras, besos
nos damos, esgrimiendo con los ojos deudas
sin lágrimas, para no acabarnos
con las bocas en una despedida
en contra de la naturaleza.

domingo, 5 de marzo de 2017

Telar

Me esperabas a mí y encontraste mi cuerpo.
En ese postre esponjoso me buscaste
pero mi cuerpo mentía. Le preguntaste 
a mis síntomas pero no paraban de hablar
de las enfermedades de moda y los diagnósticos
que merecían portadas de revistas.
Hiciste un estudio del color, de la temperatura,
del espasmo superficial que es el tacto en tus entrañas.
En tu desesperación recurriste a las palabras, 
a las que hay que entender rebuscando vacíos.
Por último, mi posición, exacta en el duscurso
o en el espacio. Pero yo sé que te estaba
buscando y, cuando tú venías a encontrarte conmigo,
yo ya me había movido tratando de encontrarte.

sábado, 4 de marzo de 2017

Ex acto

A la hora
de no ser capaces de distinguir
el hilo negro del blanco,
es lo mejor
con la misma paciencia destejer
el paisaje ávido del día.

¿Vas a llevártelo a los sueños,
al itinerario de hechizos y de monstruos,
al salón de los relatos tendenciosos,
al viaje en espera de la isla-amanecer
que es el reino y el hogar de ti misma, esposa?

A la hora,
sin más criterio que tu vista
cada vez más anciana, menos mirada,
es preciso,
urgente a veces por exceso, a veces por defecto,
vaya a ser que esta sea tu última paciencia.

viernes, 3 de marzo de 2017

Poner en orden

Sépase
que al hablar dibujamos
un asidero en el caos. Téngase
en cuenta que:
dibujamos con la boca en tinta de oído,
que el caos es el lápiz y el lienzo,
que es boca y oído, sordera y hambre,
que nos mordemos los dedos sin saberlo.
Decir que en el principio era el caos implica:
que este no es el principio, que no hay
ahora antes alguno en el que el principio fuera
posible, que el principio no se puede ordenar o,
en otros términos, que allí donde haya algo imposible
de ordenar eso será un principio (nótese
que el principio siempre fue o está a punto
de ser, nunca
es), que ordenamos el pasado que nunca
empezamos a ordenar, que ordenamos el futuro
que aún no hemos empezado a ordenar, que ordenamos
sin principios. Despedazados de tanto
agarrar con el lenguaje, sólo nos queda
comprenderlo: ¡así os lo ordeno!

jueves, 2 de marzo de 2017

Criterio y sación

Voy a tachar este poema, porque me lleva
a la confusión; pero antes quiero
dejar constancia del proceso de confusión:

                               ...
                  SACAR PARTIDO

Dícese del impulso gravitatorio
que aporta el acercarse a un texto masivo
en el dilatado movimiento hacia lo inevitable.
He aquí una alegoría que se propone como sustituto del bien
o del mal:


Si alguien quisiera rescatar sus méritos,
incurre en flagrante desobediencia a la propia
estética implícita en dicho poema.
Si alguien sospecha un telar codificado 
y que su descomposición, es decir, su descarte,
es el acto en negativo de una lectura atinada,
sospeche libremente, pero deje que esta nota
tomada en este momento
desaparezca en paz.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Evidencias

Escondite 1. El despertador.
Escondite 2. El azúcar del café.
Escondite 3. El cepillo de dientes.
Escondite 4. El volante del coche.
Escondite 5. Directrices laborales.
Escondite 6. El volante del coche.
Escondite 7. Las noticias.
Escondite 8. La memoria del día.
Desnudez 1. 
                     ...

                 SACAR PARTIDO

Dícese del impulso gravitatorio
que aporta el acercarse a un texto masivo
en el dilatado movimiento hacia lo inevitable.
He aquí una alegoría que se propone como sustituto del bien
o del mal: