miércoles, 15 de marzo de 2017

Donde explico la naturaleza de mis cuatro enemigos II

EL UNO

Reducir a uno lo que está compuesto de partes distintas y hace referencia a una multiplicidad, es un gesto, tal vez incluso necesario, de la percepción, que enfoca como un solo objeto lo que es una constelación de estímulos diversos.
La identidad es una ilusión, y olvidar que es una ilusión la vuelve, irónicamente, menos real. Los objetos existen, pero no son, en sí mismos, unidades, sino en relación a otros objetos semejantes o semejantemente contrastables.
Así, salvaguardar la unidad, y levantar sobre esa idea de salvación de la unidad una moral de conducta, corrompe nuestros actos y nuestros pensamientos.

No hay comentarios: