lunes, 31 de diciembre de 2012

Perderte me destroza.
Y lo que sobreviva en esa destrucción
sin duda será mejor
que el miserable ser que te dejó marchar.

1 comentario:

Damita de blanco dijo...

Hola Abraham. Sigo tu blog desde hace tiempo pero nunca había comentado. Esta entrada me encanta. Bueno, y el resto también. Es un placer leerte todos los días. Un saludo y feliz año.